Suprimir cuentas de fallecidos

Cuando una persona fallece, todo su patrimonio pasa a ser gestionado por sus herederos o sus descendientes. Este concepto tan básico y aceptado universalmente, es menos lógico en el mundo digital, ya que:

  • Son servicios protegidos por contraseñas que no suelen compartirse. Al tratarse de servicios privados el derecho a la intimidad está patente, y el acceso al contenido, si no está autorizado, puede ser denegado.
  • No se conoce el deseo del fallecido. De manera general, el deseo del fallecido hubiera sido eliminar esa información. Pero dado que no se realizó un deseo tácito por escrito, legalmente no podemos demostrar esta intención.

 
 
Para evitar este problema, la ley ha previsto lo que denominamos el Testamento Digital. Aún no muy conocido, el testamento digital le ofrece decidir sobre su patrimonio digital, que hasta hace poco podía ser mínimo, pero si reflexiona sobre el número de sitios a los que está inscrito y sobre cuánta información estos sitios poseen de usted, se dará cuenta hasta que punto su patrimonio online es importante.

 
El testamento digital prevee dos casos:

  1. Si bien usted desea designar un heredero para su patrimonio digital, especificando qué desea que éste haga con él, puede especificarlo y será transmitirlo mortis causa. Su heredero tendrá acceso a sus contraseñas y así, a todo su patrimonio digital (fotografías, mensajes, etc.)
  2.  

  3. Testamento digital inverso: en este caso se especica que usted ha decidido no “vivir” en el limbo digital. Así, tras el fallecimiento, toda la herencia digital pasa a ser destruída, sin dar acceso a este patrinomio a ninguna persona. De este modo las cuentas de correos, perfiles sociales y demás patrimonios digitales, serán eliminados.

&nbps;
Si se da el caso de que la persona fallecida no ha especificado ningún testamento digital, siempre existen soluciones para suprimir la herencia digital del fallecido. Es un proceso que supone tiempo, dedicación, ciertas tareas administrativas y algunos conocimientos legales y digitales.

 
 
SOS Internet es experto en casos de supresión de informaciones de fallecidos. Desde 2012 llevamos casos de e-reputación, trabajamos por el derecho al olvido, y ayudamos al respeto del fallecido en el mundo digital.

 

Si desea contactarnos para un caso de gestión de patrimonio digital de un fallecido, no dude en hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.

 

Tarifa: cada caso es independiente y presenta distintos problemas y necesitades, por lo que su caso será estudiado por un experto que le remitirá un presupuesto. Las prestaciones de e-reputación están facturadas a la hora.

También puede interesarle:

Deje su comentario